Machiavelli y su interés puramente intelectual en la política

macchiavelliMachiavelli, al parecer, siempre estuvo preocupado por el futuro político de la Italia de su tiempo. Por lo menos, se puede decir, en todo caso, que era un intelectual preocupado por ensayar una propuesta política que resultase positiva para el lugar al cual pertenecía. Existen dos obras importantes en torno a ello, que son “Discursos de la primera década de Tito Livio”, así como “El príncipe”. En ambas obras se ve el pensamiento de Machiavelli en torno a esta preocupación por dejar una fórmula efectiva de gobierno.

Machiavelli: un partidario de la política

Machiavelli, aunque despectivo respecto a Savonarola y, en apariencia, al menos –aunque existe un debate al respecto-, más a favor de la poderosa familia de los Médici; no desarrollo esa importante facción de su vida que fue su participación en el servicio civil, bajo el manto de poder de dicha familia. Esto es, no fue un militante. De hecho, su obra en el servicio civil se desarrolla entre 1949 y 1512 que fue precisamente el tiempo durante el cual los Médici pierden poder político en Florencia. Luego de ello, para 1512, aunque Machiavelli tenía la esperanza de seguir desempeñándose en este cargo, fue despedido.

La vida de Machiavelli, por cosas como ésta, resulta, pues, admirable; en tanto cada cosa que ha ido realizando durante esta etapa de su vida ha estado desprovista de secularismos políticos, sino que se fundamentó en un profundo interés por la política, lo cual da cuenta de la pasión que lo llevó a ser considerado como el padre de la ciencia política moderna. De hecho, aunque pudo ostentar cargos políticos cada vez más altos, siempre se mostró reacio a tenerlos, dado que no era el poder lo que le apasionaba, sino entenderlo y dejar recomendaciones sobre cómo administrarlo para así crear un sistema de gobierno eficaz.