Machiavelli entre Savonarola y los Médici

Machiavelli y Savonarola

cesareborgiaYa se mencionó en otros artículos sobre la forma de pensar de Savonarola respecto a la política que tenía que adoptarse en la poderosa Florencia de aquel entonces. Machiavelli no era un fraile, y no creía que debía de usar lo escrito en la biblia, o al menos no el contenido moral que ella se encuentra, para ejecutar una política y un control eficiente.

Savonarola hizo exactamente eso. Y con ello, no logró sino alejar a Machiavelli de su pensamiento. Machiavelli alude a Savonarola, refiriéndose al fraile como un malogrado profeta desarmado en su obra cumbre El Príncipe.

No son pocos los desencuentros políticos que Machiavelli guardaba con el pensamiento de Savonarola. Para Machiavelli, la clave estaba en mostrar a la gente cómo se estaba comportando, mientras que Savonarola quería imponer una forma de comportarse en las personas. Machiavelli era un intelectual, mientras que Savonarola fue considerado –no sin razón- como un enemigo del renacimiento con toda su riqueza. Disidencias que resultaron importantes en el curso de la historia de Florencia.

Machiavelli y Lorenzo de Médici

Siempre los ricos y poderosos han contado con el apoyo de algunos intelectuales y ésta no fue la excepción. Quizá sea debido a la onda de desarrollo y al apoyo que éstos brindan a quienes se atreven a realizar innovaciones. Al parecer la relación entre Machiavelli y el pensamiento de Lorenzo de Médici no fue la excepción.

Quizá fue la elegancia de la forma de gobierno de Lorenzo de Médici lo que llamó la atención de Machiavelli. De hecho, éste último llega a dedicar su obra cumbre, El Príncipe, al nieto de Lorenzo.

No son pocas las alusiones de Machiavelli en El Príncipe al gobierno de los Médici; no obstante nunca se encuentra una referencia directa, dado que ésta fue una regla que el mismo Machiavelli se impuso.

El capítulo XVI de la obra de Machiavelli, por ejemplo, habla de la primera etapa del gobierno de Lorenzo los Médici en Florencia. No siempre los comentarios son positivos; no obstante, es claro que Lorenzo contaba con la atención de Machiavelli.