Contexto político de Florencia (I): Girolamo Savonarola

savonarolaLa Florencia de aquel tiempo se encontraba influenciada por dos corrientes marcadamente opuestas; una de ellas era representada por Girolamo Savonarola.

Fueron tiempos ciertamente convulsionados los que vivió Florencia en aquel entonces. La iglesia católica se hacía de cuantiosas riquezas y lujos, y no fueron pocas las voces que reclamaban al respecto. No se veía ningún intento de austeridad, y esto se reflejaba también en el adinerado y lujoso gobierno de parte de Lorenzo de Médici, que venía de una familia de nobles acaudalados.

En este escenario, aparece Girolamo Savonarola. Savonarola fue un fraile dominicano que proponía una vuelta a la austeridad en reclamo a la opulencia que él observaba en la Florencia de aquel tiempo. Su discurso llamaba a la moral, a renunciar los bienes materiales innecesarios. Más de una vez, Savonarola realizó en Florencia la llamada “hoguera de las vanidades” donde se quemaban joyas, artículos de lujo, así como también obras de literatura como las de Bocaccio, dado que según él decía, iban en contra de la moral.

Savonarola era un líder de carácter profético, iba anunciando que el fin de Florencia se acercaba, a causa de su forma de desarrollo social basado en el placer y los lujos, los cuales él denunciaba; de modo que trataba de tener impacto político con un discurso de corte apocalíptico que propugnaba la austeridad y la humildad, lo cual le enfrentó con la iglesia de su tiempo, así como a los Médici -la otra fuerza política en cuestión.

El mismo Savonarola refiere, al final de sus días, que lo que le impulsaba a participar tan activamente en la vida política de Florencia –vale mencionar y recordar la democracia teocrática donde Savonarola actúa como una sombra aunque sus leyes son impuestas- eran sus grandes ansias de poder. Para ello se valió de un discurso similar al de los profetas del Antiguo Testamento.